La luz lo cambia todo.

General - Comentarios -

Este jarrón creado por mi madre en 1.994 mientras asistía a la Universidad Popular de Las Palmas de G.C., siempre me atrajo, me fascinó. Ella decía que no le gustaba mucho, que le encontraba muchos fallos, pero sus imperfecciones lo hacen único e irrepetible, según mi opinión.

Cuando lo veo no puedo apartar la vista de él durante un gran rato, y claro, tenía que hacerle una foto, que menos. 

Mientras preparaba todo, la única certeza era que la luz debía ser la misma que existe en el sitio donde se encuentra, otra cosa que no fuese así lo sacaría de contexto y no sería lo mismo. 

Así que aquí lo tienen, bañado por una luz muy parecida a la que le llega en su ubicación actual, cual vasija milenaria expuesta en algún museo del antiguo Egipto, para deleite del espectador.

Va por ti Nieves.

_MG_6553-Editar2
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 1 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior